Tag Archives: pelotaris

Trinquet Pelayo. Testimonio de la memoria colectiva.

23 Feb

Resultado de imagen de trinquet pelayo

Reflexiones acerca de un deporte histórico: la pelota valenciana.

La esfera es el elemento lúdico más importante utilizado desde los ancestros de la humanidad, y uno de los juegos deportivos más tradicionales de la península es precisamente el de la pelota en sus diversas variantes. La pelota vasca en el frontón, y la pelota valenciana en las calles y en el trinquete donde se practica aún con materiales diversos y en terrenos diferentes.

En el ámbito geográfico valenciano existen diferentes modalidades con reglamentaciones distintas y elementos comunes.  Es evidente que cuando hablamos de pelota no es entendida igual por un vasco un navarro de los valles, un valenciano de la comarca de La Safor, o un mexicano del Estado de Guerrero.

Por ejemplo, en Valencia se realizan con la mano y el estilo es directo, el juego es a lo largo de un frente a otro. El juego contra la pared es minoritario y tiene características diferentes a las del frontón vasco. El tipo de pelota valenciana es el llamado “escala i corda”. Y es único en el mundo.

Pero remontemonos a la antigüedad para comprender la importancia de este deporte que aún preservamos en algunos lugares geográficos como Valencia y Euskadi.

Ya existen referencias a juegos de pelota tal y como lo practican los modernos en la Grecia de hace 2200 años. Plauto escribió que las calles eran ocupadas por jugadores de pelota, y en la Edad Media estuvo perseguido por ser costumbre pagana y poco proclive con el cristianismo.

Trinquete, es el recinto donde se juega a la pelota, proviene del término francés trinquet, donde usaban una raqueta de madera con enrejillado de cuerda, con forma ovalada o cuadrada. Desde el siglo XIV al XVIII la pelota era el deporte más popular.  En España, los primeros referentes escritos son del tiempo de la conquista de Jaime I, aunque se supone (no hay documentos) que los mozárabes mantenían los rasgos culturales de los romanos, practicándolo en calles y plazas, al igual que hacían los repobladores de los condados catalanes, del Reino de Aragón o de Navarra.

Aunque el clero toleraba este deporte por no ser ofensivo a la moral, ya en 1391 se emitió un bando donde se prohibía este deporte por provocar desorden público, blasfemias, palabrotas y otros altercados. Después en 1397 y 1412 ocurrió lo mismo, con amenaza de multa, cárcel y azotes incluídos.

Luis Vives, en sus “Diálogos”, establece las diferencias entre el juego que se practicaba en los trinquetes de París y Valencia.  Se conserva un documento de 1617 donde se hace referencia al “trinquet” de Petrer.

Existían ya rivalidades por duelos vascos y valencianos. En 1755 se produjo uno muy importante en la ciudad de Cartagena. Aún se compite entre pelotaris de una región y otra, aunque normalmente son los valencianos los que se adaptan a las reglas de juego de los vascos.

Hasta bien entrado el siglo XIX, se jugaba parecido a “la larga” pero con pelotas distintas, ya que los valencianos usaban un tipo de pelota más ligera. Con las migraciones a Iberoamérica, este deporte se extendió a los países de aquel continente, desde México hasta Sudamérica. Se puede afirmar con rotundidad que el siglo XIX estuvo dominado, en lo que a diversión se refiere, por el juego de la pelota, los toros, y el circo.

En Francia, país donde este deporte estaba muy extendido, cayó en desgracia tras la Revolución burguesa, ya que su práctica era considerada de nobles. En las tierras valencianas y vascas aún se practica porque estaba más difundido y el arraigo estaba ligado a la vida de las clases populares.

Resultado de imagen de trinquet pelayo

Trinquet Pelayo

En Valencia hay que destacar el trinquete Pelayo, inaugurado en 1869 y que aún está a pleno rendimiento. El nombre de la calle viene dada por el propio trinquete, y se desconoce si tiene que ver el nombre por el personaje histórico Pelayo y la batalla de Covadonga.

Tiene 59 metros de longitud y 10,5 de anchura y supera en altitud a la mayor parte de los trinquetes. Por la anchura escasa, es un terreno de juego difícil de dominar por los pelotaris. Los espectadores se acomodan, aparte de en la galería larga, en dos graderías, en la “escala que consta de cuatro escalones, y en la “llotgeta” donde cabe distinguir la de arriba y la de abajo. Tradicionalmente bajo la cuerda se situaban unas filas de bancos, lugar que solía ser preferido de muchos aficionados, pero la empresa actual que gestiona el trinquete los ha suprimido en las partidas de profesionales, y solamente mantiene el de los aficionados. El riesgo por el pelotazo es alto ya que las trayectorias de la pelota son imposibles de prever.

Las reformas arquitectónicas del edificio se han ido produciendo durante los largos años de funcionamiento. El trinquete ahora está cubierto (desde hace 40 años), y el suelo fue primitivamente de losas hasta los años 20 del siglo pasado, que fue de ladrillo.

No hay que olvidar los bares de los trinquetes, como en Pelayo, que evidentemente tienen una importancia capital en el mundo de la pelota, pues son su lonja y su bolsín. Por la mañana juegan los aficionados, y por la tarde los profesionales, y es un lugar perfecto para concretar fechas y partidas en los trinquetes de la provincia.

Aún se practica de forma espontánea en pueblos de estas tierras manteniendo la tradición de una diversión que ya es de otros tiempos. La pelota valenciana forma parte de la historia íntima y cultural de su pueblo y por este motivo era necesario preservar mediante documento sonoro esa tradición que aún no han podido arrinconar y que sobrevive a la presión de las multinacionales del ocio y la desproporcionada presencia de otros deportes de masas en los medios de información.

Durante las últimas décadas este deporte ya minoritario y muy tradicional ha crecido en afición y practicantes, gracias al apoyo de nuevos patrocinadores, a la defensa de la cultura propia,  y a la difusión de los campeonatos a través de algunos medios de comunicación locales.

Pueden escuchar un extracto de mi grabación titulada “Pilota valenciana”, que está realizada en el trinquete Pelayo (Valencia) en noviembre del año 2011. Se puede percibir la intensidad y personalidad de este deporte tan bello y espectacular que forma parte de nuestra memoria colectiva.