La muerte por megafonía.

19 Feb

La grabación “La muerte por megafonía” representa el hecho devastador como elemento cotidiano, consiguiendo ser un documento sonoro que nos permite reflexionar sobre los singulares casos de avisos de enterramiento, que actualmente perviven en algunas pedanías de la ciudad de Murcia; concretamente en la localidad de Cabezo de Torres, pedanía al norte de la capital murciana.

Estos rasgos sociológicos de difusión, no son particularidades propias de un solo pueblo. Con diferente idiosincrasia se producen hechos similares por la geografía española, incluida la de las Islas Canarias, donde también se avisa por megafonía el fallecimiento de los vecinos.

Por lo tanto, con esta grabación que pueden escuchar, ligamos desde lo particular a lo general, el concepto español de muerte.

La magnitud del trabajo de grabación sobre este aspecto cotidiano es enorme, aunque  sería mayor si las grabaciones se hubieran ampliado a otros pueblos. Conociendo la abundante variedad de formas de este singular fenómeno, he querido sonorizar el más cercano, el de mi pueblo de nacimiento.

La conciencia colectiva de la muerte como elemento judeo-cristiano que perdura vivamente en nuestra época actual, no ha disminuido. Simplemente se ha transformado gracias al desarrollo tecnológico que permite ampliar y acelerar el proceso de difusión de la noticia de mortandad.

La acumulación de grabaciones durante un año (2011), me ha permitido contrastar diversa información con la que me ha proporcionado la investigación fonográfica en el propio terreno.

A continuación les explico brevemente la singularidad de este tipo de “pregones”:

Una de las cláusulas prioritarias que los ciudadanos tienen contratadas con los Seguros, los gestores de las nuevas formas de enterramiento, es el derecho al aviso para difundir la muerte de un lugareño, así como el  horario del enterramiento, su fecha y el lugar del velatorio.

La megafonía en coches está totalmente enraizada en la cotidianidad de los habitantes de estos pueblos. Cabe destacar que los avisos no siempre se realizan de habitantes del lugar. Si el difunto tiene familiares y arraigo popular en otro pueblo, también se procede al aviso en esos lugares de forma sistemática. Los avisos suelen realizarse a las pocas horas del fallecimiento, y la singularidad tipológica de los anuncios (idéntica en la mayoría de casos, y con ligeras variaciones según el Seguro contratado) es la parte que corresponde a  los “motes” de los difuntos. Junto al lugar y fecha de enterramiento (o tanatorio elegido), lo más importante es que reconozcan al muerto la máxima población posible. Por tanto, los pseudónimos (algunos heredados de padres y abuelos) son pieza fundamental de este tipo de anuncios por ser considerados como elemento de conocimiento.

Como pueden comprobar en el audio, (fuente documental principal en “Sonar históricamente“), todos y cada uno de los avisos incluyen el apodo. Se producen casos donde el muerto no tiene pseudónimo (los fallecidos menores de 40 años aproximádamente). Se cita entonces el de su familia, tanto por la  parte materna como por la paterna, de modo que la identificación del fallecido es inmediata por la gran mayoría de vecinos.

Sobre el índice de avisos por fallecimiento en Cabezo de Torres, la mortalidad durante 2011, ha sido más  frecuente en  primavera y otoño. Cabe decir, que estos datos son orientativos  ya que muchas familias optan por un sepelio de sus seres queridos sin publicidad alguna. Los avisos suelen recorrer todo el municipio, durante una hora aproximada. Según lo contratado (guarda relación con el poder adquisitivo del fallecido o familiares), los avisos suelen repetirse el mismo día por la tarde o al día siguiente. Éstos, no siempre se producen por fallecimientos, sino también  para recordar los aniversarios por defunción, invitando a la asistencia para  las misas-homenaje.

La grabación que pueden escuchar y descargar pertenece a una pieza sonora grabada durante todo el año de 2011. Los lugares de grabación han sido las calles del pueblo en los momentos de los avisos por megafonía, dos tanatorios (los más frecuentados por los habitantes de la pedanía) y sus correspondientes cafeterías; así como la zona exterior de ambos edificios.

Sergio Sánchez

Anuncios